Poema XIX


Tus pechos, como espadas

me han atravesado.

Mis dedos revientan de placer

cuando te tocan.

Y tus caderas,

la sombra tranquila

en la que quiero descansar

hasta que el sol despunte.